Egresados de la #UNAP exigen a la #Sunedu celeridad para solucionar problemas

El jueves 3 de marzo los egresados de las diferentes Facultades de la Universidad Nacional de la Amazonía Peruana (UNAP) se reunieron con las autoridades electas y los dirigentes sindicales con el objetivo de analizar la problemática generada por la tardanza de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu) para pronunciarse respecto de la validez o no de la elección del doctor Heiter Valderrama Freyre como rector.

Los recientes egresados están preocupados porque al no haber una autoridad reconocida por la Sunedu, sus grados y títulos no pueden ser firmados. El doctor Heiter Valderrama, electo rector en un proceso democrático, presentó toda la documentación requerida que sustenta su elección, pero hasta la fecha la Sunedu no se ha pronunciado al respecto. En declaraciones efectuadas, el doctor Valderrama manifestó que todo está en manos de la Sunedu; de no ser reconocida su elección, dijo que no se opondría a la designación de un rector interino y la convocatoria a una nueva elección. Afirmó que se está defendiendo la autonomía de la Universidad, pues al parecer la Sunedu trata de forzar el desarrollo de un nuevo proceso electoral con candidatos que obedecen a los intereses de alguno de sus miembros directivos nacionales.

Cabe señalar que los principales afectados son los egresados de las carreras de formación profesional de Medicina Humana, Odontología, Enfermería, Bromatología y Nutrición Humana, porque sin el título de bachiller no pueden acceder al sorteo a nivel nacional del Serum (Servicio Rural Urbano Marginal de Salud) que se realizará a fines de este mes de marzo.

Incluso elaboraron un memorial pidiendo a la Sunedu que dé una solución a este entrampamiento, señalando que este retraso ocasionaría la pérdida de un año de trabajo remunerado o equivalente, tal como ocurre también con las demás carreras en el ámbito laboral, por cuanto es en los primeros meses del año que se da la oferta y demanda laboral. Asimismo, la consiguiente pérdida económica de los padres de familia, por la permanencia más allá de lo previsto en la ciudad de Iquitos, ya que muchos no son de esta localidad.

Vía: UNAP