Orestes Cachay: “Apuntamos a una universidad de tercera generación, con innovación y emprendimiento”

Orestes Cachay: “Apuntamos a una universidad de tercera generación, con innovación y emprendimiento

Rector de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y ex-decano de la Facultad de Ingeniería Industrial de dicha casa de estudios.

El rector de la Universidad Decana de América explica cómo están trabajando para involucrar a la empresa privada en las investigaciones a través del proyecto “1551 San Marcos para el Perú y el Mundo”. Además detalla cómo están afrontando las trabas para implementar la adecuación de la nueva Ley Universitaria.

Al asumir el rectorado usted ofreció trabajar para que la universidad recupere su posición a nivel nacional e internacional, promover el tema académico, la capacitación de docentes y la modernización de laboratorios ¿cómo va ese proceso a casi un año de gestión?


Encontramos muchas falencias desde el punto de vista presupuestal, de la parte académica y de investigación. Nuestros grandes esfuerzos han estado orientados a los ejes de investigación. Con el poco presupuesto del Gobierno hemos hecho un reordenamiento dándole mucho énfasis a la investigación y a la formación académica, que son fundamentales, pero que también va de la parte social, para que el profesional de calidad tenga ese rostro humano. La Universidad de Fudan, que es la quinta de Asia, ha invitado a San Marcos a formar parte de un consorcio que le va a permitir interactuar, hacer transferencia de conocimientos y la movilización de docentes y alumnos hacia China. Fudan ha escogido a San Marcos y a Esan como representativas de Perú. Son doce universidades de Sudamérica que conforman este consorcio.

Usted sostiene que San Marcos debe ser una Universidad de tercera generación ¿qué implica ello?


Hemos hecho un convenio con otras universidades de Sudamérica y de Europa a efectos de que nuestros alumnos tengan la posibilidad de tener otra visión de universidad. Nosotros estamos apuntando a una universidad de tercera generación, donde no solamente es la transmisión de conocimientos sino también la parte de innovación y emprendimiento. Y desde ese punto de vista hemos tenido ya la participación de la Confiep, de la Sociedad Nacional de Industrias, que apuestan por San Marcos.

¿Con esa mira se impulsó el Challenger San Marcos?


Sí, inicialmente comenzamos con la Facultad de Ingeniería Industrial para formar los star ups (empresas emergentes) y de ahí hicimos la incubadora de empresas. Lo hicimos antes de que salga la nueva Ley Universitaria, que hoy exige tener un centro de incubadoras. San Marcos lo inició en el 2008 y ahora lo estamos haciendo en toda la universidad. Hoy en día el proyecto se denomina “1551 San Marcos para el Perú y el Mundo”. Y es que la academia debe interactuar con la empresa y el Estado.

Por ejemplo, con presupuesto para investigación, que no hay mucho.


Para investigar necesitamos más presupuesto, pero no solo del Estado. Hay que hacer mayor investigación interactuando con las empresas, lo que implica financiamiento externo. Nuestros investigadores están postulando a proyectos. Tenemos 238 docentes inscritos en el Registro Nacional de Investigadores en el Perú (REGINA). San Marcos es la universidad que tiene más investigadores y poco presupuesto. Este es un gran reto.

¿Qué aportes a la comunidad generan las investigaciones de San Marcos?


Las investigaciones de San Marcos en Medicina aportan mucho a la lucha contra diferentes enfermedades, por ejemplo, post desastre que hemos tenido, como el dengue, la prevención y la vacunación, el ingreso de algunas aves e insectos. Tenemos también investigaciones sobre la flora y fauna, en biología. Hemos formado la escuela biomédica, donde estamos apoyando a las escuelas de Ciencias Médicas. A través del software se permite tener el historial del paciente, cuál es el diagnóstico, quién lo ha atendido, las diferentes opiniones. Todo eso permite interactuar y que participen varios investigadores.

¿Cómo lo hacen con poco presupuesto?


Estamos pidiendo que el Gobierno tenga una nueva política, pues es en las academias donde se realizan las investigaciones. Venimos exigiéndole mayor presupuesto pero lamentablemente nos están dando lo mismo que en el 2016. Tendrán sus razones desde el punto de vista técnico, pero estamos insistiendo para la ampliación del presupuesto y este año nos dieron 20 millones más: 10 para la adquisición de nuevos equipos y laboratorios, que es insuficiente para las 65 escuelas que tiene San Marcos. Solo para hacer mantenimiento de nuestros equipos y laboratorios necesitamos 14 millones. Pero algo reconfortante, el reconocimiento del bono de 50% de los haberes para los docentes ya es una realidad, y queremos que sea extensivo a los docentes que no están en el REGINA pero están en otro sistema de registro de la universidad. Lo fundamental es que el Estado mire con buenos ojos a las universidades. El presidente ha dicho que entre las tres mejores universidades del Perú están San Marcos, la Agraria y la UNI. Le estamos pidiendo financiamiento para las diez más emblemáticas para proyectos netamente de investigación.

¿Cómo se ha ido implementando en San Marcos la nueva Ley Universitaria? La adecuación les ha tomado como dos años. ¿Requiere más flexibilidad?


Hemos encontrado una universidad que requiere mucho presupuesto. Uno de los temas en los que hay dificultad es el licenciamiento. Hemos presentado toda la información, nos han evaluado, hemos hecho la réplica de las observaciones al Sunedu y esperamos que con eso completemos la parte del licenciamiento. Pero San Marcos necesita de más presupuesto para tener el licenciamiento inmediato. El Estado no lo da y esa es una mala señal. ¿Qué significaría que San Marcos, la Decana de América no se licencia? Son 466 años en que hemos formado buenos profesionales con escasos laboratorios. El problema es que no tenemos la inversión para contar con la infraestructura que nos piden para el licenciamiento.

¿Cuánto necesitaría?


Yo necesitaría 147 millones de soles. Eso lo hemos conversado con Sunedu. Solo nos han dado 20 millones, de los cuales la mitad es para equipamiento. Cuando voy a Indeci y pido que supervisen un laboratorio, encuentran deficiencias de agua, en el sistema eléctrico, que son de hace 60 años que necesitamos renovarlo. El equipo tiene 40 años, pero no tenemos la capacidad presupuestal para cambiarlo. Ese es un problema en el que Sunedu tiene que reflexionar.

Hay universidades privadas que se han licenciado.


Sí, porque son universidades nuevas, que tienen inversión para equipamiento y laboratorios, han capacitado a sus docentes o captan docentes con los grados académicos, en cambio San Marcos tiene que formar a sus profesionales, capacitar a sus docentes y eso requiere inversión que no hemos tenido. Imagínese que en el presupuesto de San Marcos no existe una partida para mantenimiento de equipos y laboratorios. ¿Qué pasó en las gestiones anteriores? ¿Por qué no se exigió?

¿Sunedu lo ha entendido?


Lejos de entenderlo nos está presionando. Otro punto fundamental es el de los docentes. La nueva Ley Universitaria dice que a los 70 años se van, y nuestro estatuto dice que eso ocurre de acuerdo a un cronograma a partir de este año. No podemos adecuarnos a lo que dice la ley en ese aspecto porque no tenemos muchos docentes que puedan ser reemplazados imediatamente. Hay autoridades que tienen 70 años, situación que no contempla la nueva ley ni el estatuto pero tengo que adecuarme; Sunedu me dice que no pueden estar por tiempo indefinido, y la asamblea ha dispuesto que permanezcan hasta que culminen su gestión. Y cuando queremos ver quién lo reemplaza, no tenemos plana docente. Por eso tenemos que preparar nuestras nuevas generaciones, lo que no se ha hecho. Es que la Ley Universitaria nació sin diagnóstico real de las universidades.

Llamado a congresistas


¿Propone modificarla en ese punto?


El problema de los docentes mayores de 70 años ya está en manos del Congreso, que tiene que definir cuál es la subsanación. Hay un dictamen de la Comisión de Educación que señala que debe ser a los 75 años. Es un tema que debe definirse políticamente el Congreso. Este es un llamado a los congresistas, por favor. Ellos tienen la responsabilidad de dar solución a estos casos.

Pero el Parlamento está centrado en el tema político, más preocupados en interpelar o censurar ministros.


El tema político consume demasiado y los distrae de actuar en otros temas que son necesarios para el país. Invoco a los congresistas, al Ejecutivo, que se sienten en una mesa de diálogo en beneficio de todos los ciudadanos, que son los que pagan. No tienen salud, seguridad. Estamos perdiendo horas interpelando a un ministro. El país requiere tomar decisiones ejecutivas.

Por lo que dice, el licenciamiento de las universidades públicas es muy difícil...


El licenciamiento para las universidades más antiguas es más difícil porque no han hecho mantenimiento de sus equipos y nos piden que cumplamos unos estándares que no pasamos. Por eso hemos tenido que conversar para que se haga un diagnóstico de lo que está pasando. Hoy día, mi Escuela de Contabilidad está siendo analizada para una acreditación internacional. Se acaban de acreditar las Escuelas de Nutrición, de Enfermería, Farmacia, Veterinaria. Nos vamos acreditando, pero es difícil el licenciamiento.

Es un contrasentido...


La acreditación te da el reconocimiento de lo que vienes haciendo y está en tus planes; el licenciamiento, es lo mínimo que se debe tener para funcionar como universidad. Yo le diría a Sunedu que sean mucho más prácticos y que analicen la realidad del país. Si eso pasa con San Marcos, qué podemos esperar de las otras universidades.

Cumplir con la homologación de docentes


Usted ha pedido la homologación de los docentes de San Marcos...


No puede ser posible que un policía gane 3,000 soles y un profesor auxiliar en la universidad esté ganando 2,000 soles, que es un profesional que ha estudiado cinco años, hace investigación, se dedica a estudiar. La ley dice que debe estar de acuerdo a la remuneración del Poder Judicial. Eso no se está dando. El Estado nos exige algo y nosotros también pedimos que también cumpla.

Y a eso hay que sumar los trabajadores CAS...


Un problema muy grande que tienen las universidades, y entre ellas San Marcos. En gestiones anteriores teníamos mucho personal en planilla, que se han ido no han sido reemplazados oportunamente, y se contrató personas por servicios no personales, luego CAS y ahora servicios de terceros. Se tiene que definir cuál va a ser su situación final. Espero que el Gobierno pronto dé una solución.

Acaban de lanzar la marca San Marcos ¿Qué se busca?

En el aniversario hemos presentado la marca San Marcos que es el reconocimiento al escudo que nos identifica en la producción académica e intelectual, en las publicaciones de nuestros docentes. Pueden utilizar la marca San Marcos, reconocida por Promperú. Es una patente, somos la primera universidad en tenerla.

San Marcos se está descentralizando...


Tenemos que responder a los retos que nos ponen las regiones, que piden la parte agrícola. En Huaral por ejemplo, desde hace siete años hay un centro preuniversitario y ya hay más de 460 egresados de San Marcos y esos profesionales van a apoyar en su misma ciudad. Se beneficia la comunidad y a eso apuntamos. Y en setiembre vamos a hacer exámenes de selección descentralizados por primera vez en Arequipa, Huaraz, Cusco y Tacna, para que no tengan que trasladarse a Lima.
Orestes Cachay

Creditos: La Republica
[left-side]