Defienden la legalidad de la Universidad Sedes Sapientae en Piura

El monseñor Daniel Thurley, promotor de la USS en Chulucanas, afirmó que esta sede fue creada en el 2011 y en el 2013 recibió el reconocimiento de la Asamblea Nacional de Rectores

Las autoridades de la Universidad Sedes Sapientae (USS) de Chulucanas, en la región Piura, defendieron la legalidad de dicha casa de estudios, luego del pronunciamiento de la Sunedu, que incluye a esta sede dentro de un grupo que no contaría con la autorización respectiva para su funcionamiento.

El monseñor Daniel Thurley, promotor de la USS en Chulucanas, afirmó que esta sede fue creada en el 2011 y en el 2013 recibió el reconocimiento de la Asamblea Nacional de Rectores, por lo que rechazó que sea informal o esté como ilegal, tal como lo deja entrever el comunicado de la Sunedu.

Nos llama la atención este comunicado. Pero queremos reafirmar que nuestro programa no es ilegal ni informal. Además este comunicado de Sunedu está en condicional, pues dice que existe un peligro que no contaría con la legalidad y la formalidad, pero nosotros estamos con la plena seguridad, tenemos toda la documentación en regla”, afirmó el prelado.

Asimismo destacó que la casa universitaria acoge a alumnos del programa estatal Beca 18, lo que reafirma su condición de una institución formal y legal, pues el Estado no haría convenios con universidades sin la autorización del caso.

Por su parte, el director administrativo de la Universidad, Luis Chiroque, destacó que la Sunedu cuestiona a las filiales universitarias, ese sentido, destacó que la USS no es una filial, sino más bien un programa universitario, que fue autorizado por la ANR y el Conafu, por lo que restó importancia a estas críticas.

Chiroque aseguró que las autoridades universitarias ya alcanzaron la documentación del caso a la Sunedu para iniciar el proceso de licenciamiento, que iniciaron todas las universidades del país, por lo que esperan con confianza obtener el licenciamiento del caso.

Asimismo destacó que la USS no nació con fines de lucro, sino con el objetivo de llevar la educación superior a los jóvenes de las zonas más pobres del Alto Piura, que no cuentan con los medios para acceder a una carrera universitaria.

Fuente: Correo