Estudiantes de la UNI representan a Perú en competencia espacial en Francia

Estudiantes de la UNI representan a Perú en competencia espacial en Francia

Son los únicos de Latinoamérica.

Un grupo de estudiantes de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) representará al Perú en C’Space, una competencia aeroespacial que tendrá lugar durante una semana en Francia y donde el equipo peruano será el único de Latinoamérica.

Organizada por el Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES) de Francia, C’Space reúne desde hoy al 22 de julio a universitarios de pregrado y posgrado en la ciudad de Tarbes. El evento permite experimentar los proyectos construidos por los estudiantes a lo largo del año.

Los peruanos participarán con dos proyectos de satélites: un Cansat, satélite del tamaño de una lata de leche que simula ser una sonda; y un Rover, modelo que puede moverse en el terreno, similar al famoso Curiosity.

“Uno se mueve y el otro es estático”, sintetizó Jhoseling Melgarejo, quien forma parte del Laboratorio Smart Machine del Centro de Tecnologías de Información y Comunicaciones de la UNI (CTIC-UNI). El equipo que ya viajó está conformado por siete personas, entre ellos los estudiantes de ingeniería electrónica, José Espinosa y Adriana Ticona; así como Melgarejo.

Imágenes y exploración


El Cansat peruano cuenta con sensores de presión, temperatura, calidad y cantidad de gases atmosféricos que pueden ayudarle en una misión en otro planeta. Además, se le ha colocado una cámara para realizar fotos que ayudarán a tener una idea de cómo es el terreno donde cae. Mientras que Rover, al poder moverse permite una exploración amplia de la zona, de acuerdo con la misión programada por los científicos.

Mientras el Cansat permite estudiar un área específica; el Rover puede tener una misión específica como la búsqueda de un mineral. El primero realiza una expedición general del área y permite medir la calidad de gas de la atmosfera, es decir tener una idea del terreno por las imágenes, así como presión, temperatura y humedad.

En tanto, el Rover trabaja con navegación; es decir realiza un estudio de metales, rocas, vegetación, etc. También se le puede colocar sensores, pero debido a que se mueve, los valores cambian.

“Somos un equipo multidisciplinario, formado por estudiantes de ingeniería mecánica, mecatrónica, eléctrica o física. Por eso podemos colaborar pues en Perú no existe la carrera de ingeniería aeroespacial”, indica.

Para el lanzamiento de los prototipos de satélites, la UNI tiene un convenio con la Escuela de Técnica Aeroespacial e Ingeniería Automotriz (Estaca por sus siglas en francés), para que les faciliten los cohetes con los cuales lanzarán los prototipos de satélites.

Los futuros ingenieros informaron que las pruebas de los prototipos las realizaron el estadio de la universidad y, para lanzarlos, utilizaron un drone.

Además, el laboratorio tiene otros proyectos en los cuales trabajan unos 15 estudiantes, como drones para el monitoreo del aire. “Otro equipo concursará en Suiza con un submarino inteligente. Además, hay un Rover informático”.

Próximo concurso en EE.UU.


Estos mismos prototipos de satélites, pero con diferente tamaño y volumen, concursarán en setiembre en el Arliss, otra competencia aeroespacial para estudiantes, en Nevada, Estados Unidos.

“El nivel del Arliss es alto, pero es diferente porque el tamaño y el peso de los prototipos cambia debido al reglamentos del concurso, en consecuencia, tiene que hacerse una modificación total”, refirió.

Los estudiantes destacaron la importancia de estos concursos pues permiten hacer nexos y demostrar que en Latinoamérica pueden realizarse estos proyectos y que al Perú le interesa la ingeniería aeroespacial.

Melgarejo explicó que de acuerdo al terreno de las pruebas también se realizan modificaciones a los prototipos. Para el Rover, las pruebas en EE.UU. se realizan en un desierto; mientras que en Francia el terreno es similar a un pantano, por lo que tendrá otras ruedas.

“En el concurso de setiembre, al Rover le pondremos una cámara, para que cuando haga la navegación en el terreno pueda ayudarse de ella para llegar al punto objetivo. Esto podrá ser posible pues tendrá el doble de tamaño”, indicó.

Finalmente, los universitarios agradecieron el apoyo económico de las diversas facultades como del CTIC-UNI, así como del rectorado.

Creditos: Andina