Protestan contra autoridades de una universidad en el Cusco

Protestan contra autoridades de una universidad en el Cusco

Las autoridades de la Universidad Nacional Intercultural de Quillabamba-UNIQ han incumplido la ley al no construir adecuadamente salones y laboratorios para albergar tres carreras profesionales de la Universidad San Antonio Abad del Cusco por lo que los alumnos están indignados.





El funcionario de la UNIQ se había comprometido con los estudiantes de la Unsaac, sede Quillabamba que, a partir del lunes 14 de agosto ya podían hacer uso de las nuevas aulas en la UNIQ, pero grande fue su sorpresa al constatar que no habían terminado de implementarlas con los equipos correspondientes, lo que causó mucho malestar entre los jóvenes.

La vicepresidenta académica, Amanda Maldonado dijo que la demora se debía a la falta de pizarras en las aulas, respuesta que no convenció a los estudiantes, pues consideran que no es una excusa para que se inicie el dictado de clases en la nueva sede.

El presidente del Centro Federado Estudiantil de la especialidad de Agronomía Tropical, Yerwin Salinas calificó como un maltrato la respuesta de las autoridades. “Estamos cansados de tanto reclamar, de una vez queremos que se habiliten adecuadamente las aulas que vamos a utilizar, pues durante mucho tiempo hemos estado en ambientes en donde solo hay 10 sillas para un total de 20 estudiantes. ¿Es posible esto?

Esta situación se debía a que en tanto se terminaban de construir las aulas de la nueva sede Quillabamba, los estudiantes han ocupado, provisionalmente, salones del Instituto Superior Estatal Tecnológico y Pedagógico (ISEP), en donde los ambientes son inadecuados, algunos de ellos con excremento de paloma y nidos de avispas. Incluso los docentes han reclamado por la falta de sillas y carpetas, para desarrollar las labores académicas. 

Precarias condiciones


La estudiante de Industrias Alimentarias, Grecia Colque, también denunció la falta de una biblioteca y laboratorios, que para el caso de su carrera son necesarios, por lo que tienen que ir hasta la ciudad del Cusco lo que afecta su economía.


Los estudiantes de la Unsaac esperaban que con la nueva administración de la UNIQ iban a tener mejores condiciones y los 12 aulas que necesitan, pues en el nuevo examen de admisión se ha previsto 60 vacantes por carrera, es decir 180 nuevos alumnos.


Los estudiantes han anunciado acciones más contundentes en tanto las autoridades no cumplan con lo prometido.

Infraestructura deficiente y dispendios


La vicepresidenta académica de la comisión organizadora de la UNIQ, Amanda Maldonado fue muy esquiva al responder con respecto a las graderías del campo deportivo de la UNIQ ya que presentan serias deficiencias. “Probablemente se debe a la evaporación, lo tiene que evaluar la comisión técnica”, informó la funcionaria.



A pesar de las evidentes deficiencias, la universidad es cuestionada por la compra de una furgoneta valorizada en 250 mil soles de la marca Mercedes Benz.

La vicepresidenta académica justificó la adquisición con el argumento de que “hay que darle un trato de calidad a los docentes para que se movilicen a sus capacitaciones o evaluaciones que les exigen”. Según ella, es para “lograr el licenciamiento”.



Cuestionada alianza estratégica

La Unsaac y la UNIQ, en presencia de representantes del Ministerio de Educación, suscribieron un convenio interinstitucional, donde la UNIQ se comprometió en administrar los diferentes trámites académicos y administrativos de los estudiantes en las carreras Agronomía Tropical, Ingeniería en Industria Alimentaria y Ecoturismo de la Unsaac hasta la culminación de sus estudios.

Por esto, los estudiantes dijeron estar avalados por la ley Nº 29620 que señala que mientras cursen sus estudios en la sede de la Unsaac en la ciudad Quillabamba continuarán realizando sus estudios conforme al currículo y los planes de estudios que rigen desde la vigencia de la presente ley.

Créditos: La Republica