Detectan pruebas de un segundo gran agujero negro en el centro de la Vía Láctea

Astrónomos de la Universidad Keio, en Yokohama (Japón) han descubierto las evidencias más claras hasta la fecha de un agujero negro intermedio, y lo han situado en las proximidades del centro de la Vía Láctea, donde se encuentra el agujero negro supermasivo Sagitario A. En concreto, este objeto intermedio estaría dentro de una nube de gas situada a unos 200 años luz del núcleo galáctico, tal como han publicado en la revista Nature Astronomy, noticia de la que se hace eco el diario ABC.

"Es un artículo muy cuidadoso y tienen datos increíbles. Es la evidencia más prometedora hasta el momento", ha dicho en Sciencemag.org Kevin Schawinksy, astrónomo no implicado en el trabajo e investigador en el Instituto Federal Suizo.

Los agujeros negros son difíciles de ver porque no emiten su propia luz, ya que en su interior se concentra tanta masa, que ni siquiera las ondas electromagnéticas pueden escapar de la gravedad. Sin embargo, pueden detectarse gracias a su influencia sobre el vecindario. Por ejemplo, si un agujero negro está girando junto a una estrella en un sistema binario, puede absorber parte del gas, calentarlo y emitir potentes ondas de radiación.